Archivos de la categoría Sin categoría

¿Unas palabras sobre coaching?

Ante tanta información y confusión sobre este asunto tan difundido del coaching, sólo pretendo ofrecer información que sirva para la aclaración de dudas, además de considerar la utilidad concreta que se le puede dar.

Con la pretensión de ser lo más concreta y clara posible,  voy a definir “unas palabras sobre coaching”:

  • Qué es coaching: se trata de una metodología para el aprendizaje y el cambio, al igual que puede estar la formación “tradicional”, o un asesoramiento o una mentoría que da consejos.
  • En qué consiste:  se basa en tener en cuenta un ámbito en que la persona quiere o necesita mejorar o cambiar porque no se está obteniendo la efectividad que le gustaría. Se trabaja desde las POTENCIALIDADES de la persona, es decir desde lo que ya funciona,  y activando los RECURSOS PROPIOS para superar aquello que le impide llegar a la productividad personal deseada.
  • De dónde viene esta forma de aprender: esta idea como tal se inicia en el ámbito deportivo, y que luego pasa al ámbito empresarial o del trabajo principalmente (para ejecutivos/as, para profesionales, para equipos) y luego al ámbito educativo (en el aprendizaje en las aulas), en la salud y en otros ámbitos que buscan ese cambio o desarrollo, como  la alimentación, actividades artísticas, social es (integración social, búsqueda de trabajo, etc.), o personales.
  • ¿Y la palabra coaching? Tiene la acepción de entrenamiento, pero refleja mucho mejor el concepto  proviniente del ‘carruaje de Kocs’ (pronunciado cochi), que es el nombre del coche utilizado en los siglos  XV y XVI para hacer el recorrido entre la ciudad de Viena y de Pest y muy conocido por ser el único provisto de un sistema de suspensión, destacando por su comodidad frente a los carruajes tradicionales. Diferenciamos COACHING como método y un COACH que es el/la profesional que aplica esta metodología un ámbito concreto.
  • Cómo es la metodología, su aplicación: consiste una aplicación de técnicas concretas provenientes de muchos ámbitos como de estrategias de negocios,  de educación, de economía o de  filosofía, aunque la mayoría de las técnicas provienen de la psicología. En coaching se trabaja con el comportamiento humano, es por ello que los/as profesionales de la psicología están muy bien preparados/as como coach y son más sensibles para diagnosticar aquellos asuntos que no se van a resolver con unas sesiones de coaching, o incluso podría empeorar.
  • Cómo son los procesos: como punto de partida se marcan los objetivos a alcanzar, se localizan los recursos de la persona y se ponen en práctica en la vida diaria, para luego continuar con un seguimiento. El/la profesional-coach te acompaña en ello adaptando su actuación a la marcha del aprendizaje. También hay algo muy característico en coaching y es que hay mucho cuestionamiento, es decir el análisis de la situación y de la persona se hace a través de preguntas o vivencias que te hagan despertar por ti mismo tus “formas de hacer diferentes”.

movement-2203657_1280

  • En qué momento puedo necesitar o me puede venir bien un proceso de coaching o puede venir bien a otras personas: por ejemplo en situaciones en las que me doy cuenta que lo podría hacer de otra manera y no me sale, o me doy cuenta que así no estoy funcionando bien, lo intento pero no puedo, pienso que necesito avanzar o cambiar en algún asunto y no sé qué o cómo hacerlo, al afrontar situaciones nuevas para ti.

La gran ventaja del coaching es el acompañamiento para un aprendizaje basado en “destapar” tus propios recursos personales y llevarlos a la práctica, haciendo que aumente la capacidad para afrontar las circunstancias por ti mismo/a, impulsándote así hacia el desarrollo y el cambio. 

Encontrarás más información en:

Aquí estoy hablando de este tema en el el programa Àgora de RadioAlcoy-Cadena Ser

Las historias que nos contamos y la efectividad en el trabajo

Como personas que somos en cualquier situación de la vida, y por tanto la laboral, damos explicación ante las cosas que nos pasan. Es una forma de encontrar un significado que nos proporciona seguridad y, por tanto, sentirnos capaces de manejarnos con la incertidumbre. Nuestro cerebro busca asociaciones entre la información que recibe del exterior (incluso del interior) y la información que ya posee para dar sentido, y sobre eso, nos argumentamos o argumentamos a los demás. Estas explicaciones muchas veces nos las llegamos a creer y actuamos sobre ello.

Por ejemplo, la persona que busca un nuevo trabajo y se da una explicación de tipo  “estoy preparada y con ganas de afrontar nuevas experiencias”, va a actuar y tendrá esa  “actitud” que muchas veces hablamos como favorecedora. También sabemos que puede causar el efecto contrario, una “explicación” negativa de nuestra situación puede hacer que nos sintamos frustrados y abandonemos las acciones que hacen posible conseguir nuestros objetivos.

Conforme lo que nos damos explicaciones a nosotros mismos, nos comportamos y al final somos así como personas, es decir,  nuestra identidad se crea de las historias que nos contamos.

Nosotros construimos nuestras costumbres y luego las costumbres nos construyen a nosotros. Giorgio Nardone.

¿Para qué me sirve esta información a NIVEL PERSONAL?

Primero que nada al ser conscientes de las historias que nos contamos a nosotros mismos y que puede ser que no sea del todo lo que refleja la realidad, sino nuestra realidad, estaría bien ponerlo en duda, y seguidamente, cuestionarse si me está favoreciendo o perjudicando para conseguir lo que yo quiero.

Si me está perjudicando y quiero hacer algo al respecto, puedo utilizar una técnica de la Terapia Narrativa, y que consiste en  cambiar la historia que me cuento sobre mi mismo/a, es como cambiar el guion de mi “película”. Por ejemplo: Si me considero una persona tímida y esto no me deja encontrar trabajo, es porque mi narrativa tiene elementos de “soy una persona tímida” como principales en mi historia. Así que busco otros elementos que seguramente tengo sobre situaciones en mi vida que he actuado con seguridad o desenvuelta socialmente. Al reunir estos elementos, ¿qué me sugiere entonces esta nueva perspectiva?

Por otro lado, son nuestras explicaciones de la realidad, la que transmitimos a los demás cuando queremos que nos entiendan.  Si nos fijamos en la Fábula de “la zorra y las uvas”:

Una zorra ve un racimo de uvas e intenta alcanzarlas. Al darse cuenta de que está demasiado alto, desprecia las uvas diciendo: «¡No están maduras!». Fedro

Es lo que también nos podemos encontrar las empresas, con nuestros compañeros, empleados o jefes. Cuando hablamos estamos haciendo ver a los demás no sólo un  contenido, sino una intención, una actitud, en definitiva cómo estoy posicionado ante una circunstancia que se me presenta en el trabajo. 

historias forrest gump

Además de que el tipo de historia que contamos a los demás está hablando de nosotros mismos, también al compartirla tiene un efecto de “contagio”, o más bien de influencia de unos sobre otros. Sucede con los rumores u otras informaciones, opiniones o estilos de contar lo que sucede en la empresa que marca la identidad de ese equipo o de esa empresa.

¿Para qué podemos utilizar EN LA EMPRESA esta información?

Primero y por lo mismo que anteriormente, hay que ser conscientes de las historias que se cuentan en la empresa, ya que muchas veces al estar dentro del sistema no te das cuenta, ya que tu también formas parte de ello. Sobretodo, si somos responsables en la empresa, debemos tener claro qué tipo de historias o narrativas se están contando en mi empresa, y si son las que nos favorecen para conseguir nuestros objetivos, o por el contrario impiden que se innove, que se crezca,  o son fuentes de conflicto.

Seguidamente, y si queremos actuar sobre ello, sería cuestión de  introducir cambios que nos lleven a conseguir la narrativa que nosotros queremos para conseguir la efectividad, y que poco a poco hará posible que haya coherencia en las historias de las personas que en ella trabajan, compartiendo un mismo significado, y que esté alineado con los objetivos y valores de la empresa.

El lenguaje es acción, no solo descripción. Rafael Echevarria

Por tanto reconozcamos en el lenguaje y en las historias que escribimos con él, la oportunidad para la evolución como personas y en nuestras organizaciones.

Aquí estoy hablando de este tema en el el programa Àgora de RadioAlcoy-Cadena Ser

HABLAR DE BUSCAR TRABAJO ES HABLAR DE COMUNICACIÓN

¡Vaya aforismo de título que ha quedado!, y que ha surgido como fruto de mi experiencia en la orientación y en la ayuda de las personas en la búsqueda de su mejora laboral.
Es cierto que para conseguir trabajo depende de muchos aspectos y circunstancias profesionales, personales, conocimientos, experiencias, contactos, el mercado laboral, etc.  Pero cobra gran importancia el saber expresarse  para conseguir el objetivo deseado. Estamos hablando de COMUNICACIÓN PARA ENCONTRAR TRABAJO.

Apenas nos damos cuenta en el día a día que con nuestro lenguaje hacemos que pasen las cosas, y con él, hacemos posible que nuestro futuro sea de una forma determinada. Es el poder que tiene el lenguaje, que con su uso hacemos reales los resultados, establecemos relaciones e introducimos cambios en nuestra vida.
En la situación de búsqueda de trabajo tenemos una máxima necesidad, y es que me conozcan, así como que yo pueda conocer “al otro” o al entorno para poder actuar de manera efectiva. Pero no nos podemos quedar con esta inquietud,  sino que hay que darle forma hacia el exterior. Es en este momento cuando debemos aplicar las tácticas comunicativas.

Os presento tres ideas sobre comunicación y que son aplicables al entorno laboral:

Si quieres trabajo, habla de trabajo. Lo que sucede en un entorno laboral, depende de lo que hablen las personas que lo comparten. Por ejemplo: si hay alguien que le interesa el fútbol, y utiliza su poder de lenguaje, se hablará de fútbol. Si hay alguien que no le gusta algo en el trabajo, y utiliza su lenguaje, se hablará de ello.

Si quieres que te conozcan profesionalmente, tendrás que utilizar tu poder del lenguaje para hablar sobre ti, tus intenciones, tus experiencias, etc. No podemos suponer que “el otro” ya sabe o entiende nuestra situación. Propongo: Si quieres que la otra persona comprenda tu punto de vista, lo tendrás que expresar.

*El lenguaje es acción, y por tanto abre o cierra posibilidades: el lenguaje es generativo (Ontología del Lenguaje. Rafael Echevarría )

pixabay.com

Si quieres saber, experimenta y pide. Todo lo que sabemos hasta ahora es fruto de nuestro aprendizaje. El aprendizaje lo conseguimos recogiendo información que nuestro cerebro procesa para su uso. En las teorías actuales se habla de que nuestro cerebro es un “sistema de predicción”: se digiere la información para predecir el entorno. Cuando las predicciones no se cumplen, busca y añade información.

Cuando estamos buscando trabajo, nuestro cerebro necesita información para dar respuesta e ir adaptándose a las situaciones. Propongo dos formas de aprender:

  1. Vivir experiencias nuevas: relacionarse con nuevas personas, nuevos entornos y afrontar nuevas exigencias de la manera más acertada posible.
  2. Preguntar, pedir, indagar: no lo sabemos todo, tenemos cantidad de información y recursos a nuestro alrededor que los conseguiremos preguntando y pidiendo, eso sí, de manera clara y concisa.

*Nuestro cerebro está en construcción durante toda la vida, la rigidez psicológica es un freno para avanzar en la dirección deseada, además de ser una fuente de preocupaciones y ansiedad. Teoría de sistema de predicción del cerebro: Jeff Zacks. Cátedra de Psicología y Ciencias del Cerebro. Universidad Washington de San Luis (EE.UU.).

Si quieres impresionar, transmite. La forma de llegar al “otro” es a través de las acciones de nuestro cuerpo: palabras, gestos, miradas, posturas, etc. En todos los ámbitos de comunicación son de gran relevancia estos aspectos que dependen de nosotros, ya que podemos crear el contexto adecuado para que la otra persona se quede impresionada por mi presencia.

Si nos centramos en las palabras, tendremos ya mucho juego para captar la atención del interlocutor. Propongo: utiliza palabras que impacten en el otro, por ejemplo,  tengo gran experiencia, me encantaría hablar con él, sería toda una oportunidad para mi, es importante que lo tengas en cuenta, quiero pedirte una cosa, necesito que…, es estupendo, lo mejor de ello es…Nuestra misión es emocionar, ilusionar con nuestras palabras y mostrar confianza.
Además utiliza las palabras apropiadas para tu profesión, las palabras claves que el otro entiende o le van a llegar con facilidad.

*La programación neurolinguística trabaja con estos aspectos del lenguaje, que nos permite codificar y expresar simbólicamente nuestras experiencias.

Vivimos envueltos en un mundo de comunicación, es nuestra decisión si la queremos aprovechar de manera efectiva.

Aquí estoy hablando de este tema en el el programa Àgora de RadioAlcoy-Cadena Ser