Competencias personales valoradas por las empresas

En la práctica diaria de una empresa, los trabajadores/as ponemos en marcha muchas habilidades de tipo profesional y personal que conjuntamente combinadas, hacen que consigamos los resultados esperados. Las empresas definen estas competencias en un perfil del profesional que sirve de referencia en el momento de hacer una selección de personal.

Fuente: www.publicdomainpictures.net
Podríamos decir que una COMPETENCIA es aquella capacidad que llevamos a la práctica con el objetivo de conseguir unos resultados concretos. Un perfil profesional se compone de diferentes tipos de competencias: básicas, técnico-profesionales y de tipo personal.

Estas competencias son las que tendremos en cuenta al buscar trabajo para realizar la comparación de nuestro perfil actual con el que están demandando las empresas. Para hacerlo bien, hay que tener en cuenta las competencias que se exigen en el entorno profesional al que nos dirigimos y no hacer una análisis general, quiero decir que, no es lo mismo la agilidad física que se le exige a un camarero como la que pueda tener una persona de administración, o la capacidad de liderazgo para un encargado que para una teleoperadora.

En el caso de hoy vamos a centrarnos en las COMPETENCIAS PERSONALES que son las que nos dejamos en menos consideración cuando comparamos mi perfil con el requerido en una empresa, por ejemplo cuando vemos una oferta; o que damos por supuesto que las tenemos. Además son muy importantes para tener éxito en el trabajo, porque puedes tener conocimientos o saber hacer muy bien un trabajo pero esto no hace que puedas ser eficiente.

Revisando diferentes consultas en webs y consultado a profesionales que realizan selección de personal, podríamos decir que de manera general estas son las competencias personales que las empresas están valorando hoy en día:

Proactividad/Iniciativa/Autonomía: capacidad de anticiparse a posibles necesidades o problemas y poner en marcha estrategias para que el resultado sea favorable. Suelen estar rodeadas de positividad y optimismo. Las empresas quieren persona resolutivas.

Capacidad de adaptación/flexibilidad: capacidad para tolerar a los cambios y adaptarse a ellos de forma ágil.

Habilidades de comunicación/relación: capacidad de expresar para que nos entiendan y escuchar para comprender al otro.

Orientación a resultados/afán de logro: capacidad para realizar el trabajo con la presión de que hay que conseguir unos objetivos establecidos.

Trabajo en equipo: capacidad para trabajar de manera cooperativa combinando la consecución de las tareas propias con la de las metas del equipo.

Orientación al cliente: capacidad para descubrir y dar respuesta a las necesidades del cliente. Se considera cliente tanto externo como cliente interno dentro de la organización.

Liderazgo: capacidad para orientar las actividades de los demás en una dirección determinada en base a unos valores, motivando e inspirando confianza.

Autocontrol/seguridad personal: capacidad de respuesta ante situaciones difíciles sin perder el dominio de sí mismo y utilizando los recursos personales adecuados para resolver de manera eficiente.

Sobre estas competencias (todas o alguna) son las que los seleccionadores nos pueden evaluar tanto si es una selección para acceder a un trabajo, como si es una evaluación de desempeño cuando ya estás trabajando. Para ello se realizan las entrevistas por competencias en las que nuestra misión será demostrar al entrevistador que tenemos esta competencia.

¿Cómo puedo demostrar mis competencias?
Hay que explicarlo siempre en función de las experiencias anteriores en nuestro trabajo, estudios, en nuestra trayectoria laboral/vital hasta ahora. Sobre hechos concretos que te hayan pasado en el trabajo.
Ejemplo: tengo capacidad de orientación a resultados porque tenía en cuenta que para el mes tenía que tener arreglados tantos aparatos y me lo organizaba para asegurarme que lo podía tener hechos todos antes de la última semana del mes y así me daba tiempo de hacer alguno más después. Para ello me marcaba una fecha a mitad de mes en el que hacía una revisión de mi trabajo para controlar la marcha.

Así que lo más aconsejable es hacer nuestra evaluación de estas competencias para tener la suficiente información sobre nosotros mismos y que nos permita encontrar las situaciones concretas en las que he adquirido esa competencia para luego explicarla de forma clara y concreta. Así es como trasladamos seguridad y confianza en el entrevistador/a.

Fuentes de información:
Trabajando.es
Los Recursos Humanos.com
Universia. Blog de empleo
Expansión.com
Orienta Psicólogos

Puedes escucharme en el podcast en el programa Ágora de Radio Alcoy (Cadena Ser)

¿Te resulta interesante? ¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *