Categorías
Coaching Marca personal Orientación Profesional

El pendrive humano

En el inicio de un post de Andrés Pérez expresa en forma de metáfora que se considera «un pendrive humano, proporcionando bits de información y conocimiento» como docente en los cursos que imparte. Cuando lo leí me quedé enganchada a esta idea y pensando como docente si estaba de acuerdo o no, si Andrés le daba el mismo significado que yo…Empecé a imaginar las diferentes relaciones que había entre un pendrive y la memoria de las personas, nuestra forma tan particular de procesar la información, la diferencia  entre la información que  recibimos y la que  transmitimos, la emocionalidad que le aportamos y cómo adaptamos nuestro “discurso” gracias al feedback que nos llega del receptor.
Está claro que no es lo mismo un simple pendrive que almacena información comparado con la memoria de los seres humanos en los que intervienen muchos más factores. Sin embargo la metáfora ha cumplido con su finalidad que es la de que yo le adjudique mi propio significado y a partir de ahí,  sacar mis conclusiones,  nuevos significados y un aprendizaje que me será útil después.

Dice Joseph O’Connor que se puede diseñar una metáfora para cualquier situación.

Según esta frase ¿podemos tener una metáfora para una situación de búsqueda de trabajo? ¿una metáfora cuando ejerzo mi trabajo? ¿como emprendedor/a? ¿como jefe? ¿como madre? Estoy de acuerdo, sí es posible.
Buscar nuestra metáfora nos exige un esfuerzo de autoconocimiento del que luego vamos a obtener una recompensa: tener más claro quién soy. Además nos va a ser útil para saber ofrecer nuestra profesionalidad y detectar los aspectos que quiero mejorar.
¿Quieres tener tu metáfora? Sólo te hace falta información e imaginación.
Primero piensa en lo que haces profesionalmente y le das un significado indagando en la finalidad de tus funciones (para qué o quién lo hago…), o la importancia que tiene para tí (lo principal en mi trabajo es…), para la empresa, la sociedad, los clientes, o la forma en que lo realizas  (rapidez, meticulosidad, moviéndome de un sitio a otro…). 
Después transfieres este significado a una situación distinta con una estructura parecida . Te puede ayudar la frase “En mi trabajo soy como un…”
A partir de ahí, obtendrás mayor sentido a lo que haces y verás más claramente las  diferentes posibilidades que te ofrece esta capacidad de la autoobservación.
Libro lectura Senda 3 de mi  3º de E.G.B.

Una de mis metáforas es que profesionalmente “me dedico a destapar las cajas de los vientos»

¿Qué metáfora utilizarías para describirte a ti mism@?






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *