Buscando nuevas oportunidades para encontrar trabajo

Cuando analizamos nuestra situación al buscar trabajo, nos centramos en lo que ya tenemos y en lo que se requiere para acceder al trabajo, tal y como muestran los requisitos de las ofertas. Este planteamiento es bueno, pero se puede ir un poco más allá y refinar más para descubrir nuevas oportunidades. Es salir de lo que ya hacemos normalmente para que se obtengan nuevos resultados.
Yo siempre opino que cuando buscamos trabajo no perdemos nada por intentar nuevas cosas, al contrario siempre vas a ganar en aprendizaje. Así que PROPONGO UNA LÍNEA hacia las que debemos actuar y que está basada en la idea de ofrecerse como profesional al mercado: «no pido trabajo, ofrezco mis capacidades relacionadas con una actividad»

¿Cómo hacemos esto?
El mundo laboral, es un mundo de relaciones entre personas y la búsqueda de trabajo tiene el mismo sentido. Deberemos tener en cuenta que las empresas no son “entes” tal y como lo vemos desde fuera, son personas que tienen o pueden tener necesidades, y que nosotros podríamos cubrir con nuestro trabajo. Así que mi propuesta es buscar personas que se mueven o pueden tener información/contactos sobre posibles trabajos. Cuando cambiamos el sentido de pensar en empresas a pensar en personas, la perspectiva es diferente ya que cambiamos de una búsqueda de trabajo sobre ofertas, a una búsqueda de trabajo hacia las personas.

La forma que tenemos de relacionarnos es a través de las conversaciones, y en la búsqueda de trabajo nos van a servir para para crear nuevos contactos, personas que aún no conozco y me vendría bien conocer para exponer nuestra propuesta; o para reforzar los contactos que ya tengo, como personas que ya conozco pero considero que tenemos intereses comunes.
Interactuamos constantemente con personas que pueden influirnos y nosotros en ellos, por eso las voy a nombrar como PERSONAS NECESARIAS.

¿Quiénes son las personas que voy a considerar necesarias porque pueden hacer que consiga un trabajo? Localizamos tres grupos de personas:

  1. Con «los clientes» son personas con las que contactar y poder ofrecer nuestras prestaciones, ya que les solucionamos algún problema o les satisfacemos en alguna necesidad, y ellos a nosotros. ¿Quiénes son tus clientes, quién puede querer lo que ofreces ¿Dónde están? ¿Cómo puedo contactar con ellos?
  2. Con «la competencia», son los profesionales que hacen lo mismo que nosotros o satisfacen necesidades similares. Nos puede servir de referencia para podernos situar mejor en el mercado (estamos mejor o peor, en qué me diferencio…) ¿qué ofrecen y cómo?¿por dónde se mueven? Hay que tratar a la competencia con respeto y reconocimiento profesional, ya que puede convertirse en el futuro en un cliente o en un colaborador.
  3. Con los aliados o colaboradores, que son las personas con las que puedo contar, que me pueden complementar o facilitar mi búsqueda de información, otras personas u otras oportunidades para mí o para ambos. ¿quién me puede ofrecer nuevos contactos o información? ¿con quién podría colaborar o juntar esfuerzos para conseguir resultados?

 

Por últmo, hay que considerar que estas conversaciones pueden surgir en cualquier momento y hay que estar permenentremente atentos a las personas que tenemos alrededor para aprovechar la ocasión; o en otros casos, nos podemos anticipar y preparar una conversación pensando en una finalidad concreta: encontrar información , más contactos o posibilidades de trabajo.

Aquí me podéis escuchar hablando de este tema en el el programa Àgora de RadioAlcoy-Cadena Ser

 

 

¿Te resulta interesante? ¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *