Mi perspectiva 360 de la Formación Profesional

La semana del 20 al 24 de noviembre de 2017 se celebró la Segunda Semana Europea de la Formación Profesional con varios eventos en Bruselas y en diferentes países a nivel local, nacional o regional. Su finalidad es concienciar sobre las diferentes oportunidades que aporta la Formación Profesional  para jóvenes y adultos en el desarrollo de sus competencias para los trabajos de ahora y del futuro.

Como profesional de la orientación y el desarrollo de competencias de profesionales, estoy en contacto con esta oferta formativa, además de creer en ella como una muy buena forma de preparación del alumnado ante las demandas del mercado laboral. Es por esto que me he atrevido a hacer este breve recorrido valorando la Formación Profesional desde diferentes perspectivas. Aquí tengo mi perspectiva 360 sobre ello:

DESDE EL MERCADO LABORAL:

Los datos sobre los que se maneja el Ministerio de Educación, expresan que:

  • Estudiantes que participan de FP en España es del 35,2 %, y en Europa, del 47,3 % (datos 2015)
  • La tasa de empleo de los egresados de FP en España es 61,3 %, y en Europa del 75%(2016).

Se presenta una demanda de trabajadores cualificados y especializados, sobretodo para las pequeñas y medianas empresas, que son la mayoría en nuestro país. La Formación Profesional se convierte en una fuente de profesionales que serán responsables de hacer crecer productiva y  económicamente a los diferentes sectores laborales.
Se preve que para el año 2020 el 50 % de los empleos requerirán de una titulación de grado medio (FP y Bachillerato) y el 35 % de una titulación de superior.

Como crítica desde mi perspectiva:  Sigue existiendo una importante demanda de titulados superiores en las empresas, que finalmente desempeñan funciones de cualificaciones medias.

DESDE LOS CENTROS y ORGANISMOS DE EDUCACIÓN:

Se están viviendo cambios en la Formación Profesional, con una gran implicación desde las instituciones y el profesorado para ampliar posibilidades: FP cada vez más innovadora y dinámica, actualización de títulos (oferta más de 150 ciclos formativos dentro de 26 familias profesionales), programas de mobilidad de alumnos y profesores,  aplicación de formación dual, integración con la formación para el empleo y convalidaciones, emprendimiento y proyectos, formación a distancia, la innovación educativa, becas y premios, recursos y programas para docentes, competiciones, pruebas libres, ciclos de Formación Profesional Básica, etc.

Como crítica desde mi perspectiva: Sería muy adecuada una mayor interconexión entre los centros para activar una complementariedad entre las diferentes familias formativas y el aprovechamiento de recursos materiales y personales, así como una mayor integración con la formación permanente tanto para desempleados como para empresas/autónomos.

DESDE EL ALUMNADO:

La educación y la formación profesional es una opción deseable para las personas de todas las edades, y prepara a las personas para empleos en todo el mundo. Según los datos estadísticos, poco a poco va aumentando, sobretodo en España. Se está valorando como una opción inteligente, dinámica y conducen a la excelencia en la educación, a empleos de alta calidad y al aumento de la empleabilidad.

man-955987_1280

Como crítica desde mi perspectiva: Estudiar Formación Profesional aún está valorada en las familias españolas, como segunda opción. No se considera como una posibilidad de paso hacia otra ocupación superior, como una forma de consolidar una actividad o familia profesional, siguiendo un itinerario hacia un desarrollo que sucederá durante toda la vida laboral.

DESDE LAS EMPRESAS:

Se considera la Formación Profesional como una formación que prepara a  futuros profesionales y se refieren a los centros como “proveedores de profesionales” en periodo de aprendizaje,  sobre los que pueden hacer una captación de talento, o una adecuación para luego trabajar directamente en la empresa. Exigen a los centros que estén actualizados.

Como crítica desde mi perspectiva: En muy pocas ocasiones, la empresa interviene directamente en los centros/aulas o apuestan con proyectos, ideas, recursos propios como una forma de inversión de futuro. Las que si lo realizan, apuestan por ello como una acción de Responsabilidad Social Empresarial a favor de un equilibrio en el aprovechamiento de los recursos y una aportación social y económico.

DESDE EL ENTORNO y ACTIVIDAD PRODUCTIVA DEL TERRITORIO:

A nivel del entorno en el que se realiza la formación, es una gran oportunidad de profesionalizar y mantener un sector que ya se tiene en la zona, y especializarse en actividad productiva o servicios, dando mayor valor al territorio.
Como crítica desde mi perspectiva: Se deberían tener en cuenta los estudios con datos concretos sobre cómo impacta la realización de la formación profesional directamente en la evolución del territorio, por ejemplo, en la calidad de la atención si son servicios, o de calidad en la productividad, la innovación en la zona, etc.

A modo de conclusión: Es una formación práctica, directa y con muchas posibilidades de adaptabilidad a las necesidades del mercado, que ofrece una preparación idónea para las características de la mayoría de actividad laboral de las empresas.  Se hace necesaria una mayor valoración social de esta oferta formativa, y para ello, se requiere la implicación de todos: centros, organismos, empresas, alumnado, familia, ayuntamientos, etc. que haremos que  sea posible.

 Aquí estoy hablando de este tema en el el programa Àgora de RadioAlcoy-Cadena Ser

 

¿Te resulta interesante? ¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *